Datos personales

Mi foto
Estudié en la universidad de Antioquia; soy licenciada en Filosofía. Pero en realidad soy una iniciada en el conocimiento.Tan solo expreso lo que siento, solo eso nada más... Y la mejor manera de hacerlo es a través de la poesía, entre otras cosas.

martes, 20 de septiembre de 2016

¿PORQUE OCUPARSE DE DIOS?





¿PORQUE OCUPARSE DE DIOS?


Dios nos ayude a comprender,  por medio de su santo espíritu; aquello, que es esencial descubrir, en la medida, que indaguemos, que busquemos,  dentro de nosotros; ya que, aquello,  esta es en secreto, guardado, íntimamente oculto  y que solo, se nos revela, cuando miramos no, con los ojos no del cuerpo, sino del alma.
Inmenso es Dios, tan perfecto,  y a su vez tan amoral; porque  su moral,  abarca es la esfera de lo perfecto y no está sujeta,  a convenciones o condicionamientos sociales, culturales o de raza. Etcétera.  Para él., que es Dios, no puede haber conflicto. Él es el uno, perfecto e inmortal.
Y ya,  en el plano o campo espiritual  y terrenal a su vez;  se manifiesta,  también por medio de María; como mensajera  de sus designios y en ella,  se encuentra  a su vez el verbo hecho carne, la palabra, que se hizo carne y nos habita.   Siendo ella, la primera que nombro, mostró   y nos enseñó a todos,  el nombre de Jesús. Es ella,  el sagrario vivo,  que guardo  al hijo, en su vientre- universo.  Y por supuesto esta,  fue y es la voluntad de Dios. 

En todo caso, esto de ocuparse de Dios, dentro de una sociedad, que ha perdido la capacidad de oír, de ver, y hasta de sentir, y que tan sólo se ocupa de conseguir dinero fácil; esté asunto, pues, bueno, a mí, no dejan de sorprenderme,   las   enseñanzas que  el padre, creador, nos manifiesta  por medio del hijo

Pero creo que los intelectuales de la época, habría que  resaltar sólo  algunos; su ingenio para hacerse notar; podrían considerar que pensar en Dios, es de tontos, ademas, de  hacerle el juego al sistema; pero ese Dios, real y existente, no tiene que ver, no exactamente con lo instituido.      
                       
 Beatriz Elena Morales Estrada ©



No hay comentarios:

Publicar un comentario